Trabajadores cubanos sancionados por ausentarse al desfile por el Primero de Mayo

Muchos empleados fueron castigados con un mes sin estimulación salarial.

Cargando

Operarios de los Laboratorios Oriente, pertenecientes al conglomerado de industrias biotecnológicas y farmacéuticas BioCubaFarma, denunciaron que fueron sancionados en Santiago de Cuba por no asistir al desfile del Primero de Mayo.

El medio independiente Diario de Cuba entrevistó a varios trabajadores de la citada empresa, quienes confirmaron que no asistieron a la marcha, como suelen hacer con otros actos masivos.

Gisela Bermúdez, trabajadora de los Laboratorios Oriente, dijo a la citada publicación que fue tildada de reincidente y castigada a un mes sin estimulación salarial.

Asimismo la empleada Olga Martínez recibió una amonestación en la Planta de Sueros y Soluciones Parenterales porque vive a 10 kilómetros de la Plaza Antonio Maceo y para llegar, sin transporte y en medio de un apagón, debía salir de su casa a las 2:00 am.

El director general, Jorge Orestes Batista, le dijo que esas razones no eran “justificación para faltar a una celebración tan importante”.

Un tercer empleado identificado como Charles, de la línea de vendas enyesadas, también podría ser sancionado por decir que “un país con escasez de todo tipo no podía darse el lujo de concentrar al pueblo para que se desmayara del hambre y se congraciara con el Gobierno”.

Otros trabajadores más jóvenes fueron asimismo amenazados con la rescisión de sus contratos y reducciones salariales.

Según Diario de Cuba, la ausencia de los trabajadores en los eventos masivos refleja su rechazo a la situación económica, la escasez de alimentos, el deterioro del poder adquisitivo y las políticas gubernamentales que afectan a sus familias.

En otros sectores como la educación superior y la salud los estudiantes y profesores que no participaron en el desfile fueron criticados y amenazados, subraya la publicación.

Señala que a pesar de que en muchos lugares del mundo la marcha por el Día Internacional de los Trabajadores es opcional, en Cuba se percibe como un deber político donde los trabajadores no hacen reclamos, sino que deben expresar respaldo al régimen.

A pesar de la grave crisis nacional, con interminables apagones, escasez de alimentos y productos esenciales, el colapso de servicios básicos como la Salud y la Educación, el régimen continúa invirtiendo en multitudinarias marchas que sirven para apuntalar al gobierno.

Cínicamente Díaz-Canel convocó al desfile diciendo que era una oportunidad para celebrar la “resistencia del pueblo”.

En la isla, las manifestaciones pacíficas continúan siendo reprimidas. Recientemente el régimen condenó a 15 años de prisión a manifestantes pacíficos de Nuevitas que en 2022 salieron a las calles para reclamar que pusieran la corriente.

Muchos empleados fueron castigados con un mes sin estimulación salarial.