Pide ayuda joven huérfano con linfedema en Pinar del Río: “Un año y medio sin ver a un médico”

Este joven cubano no puede caminar por su enfermedad y ningún médico le hace la consulta a domicilio en Pinar del Río.

Pide ayuda joven huérfano con linfedema en Pinar del Río: "Un año y medio sin ver a un médico"

Un joven cubano que sufre linfedema en ambas piernas, pidió ayuda en las redes sociales porque no tiene asistencia médica ni recursos para superar su enfermedad.

“Me llamo Dayan Sotolongo. Tengo 19 años y vivo en Santa Lucía, municipio Minas de Matahambre, en Pinar del Río. Tengo linfedema grado cuatro. Me han llevado a varios hospitales y médicos pero no han encontrado solución al problema que tengo. Hago este video para ver si me pueden ayudar, si algún médico ve esto y me pueden ayudar”, dijo el joven.

Desde su humilde, pero limpia habitación, Dayan transmitió un mensaje que ha sacado las lágrimas a más de un cubano. A pesar de su grave estado de salud y la imposibilidad de caminar, solo piensa en la forma de cuidar a su hermana, porque los 1,500 pesos que reciben de pensión no alcanzan para nada.

“Soy huérfano de madre y padre. Nosotros no tenemos ayudas de parte de nadie. Somos mi hermana y yo solos. Por favor, si usted ve el video, ayúdennos. Se los pido”, dijo.

El linfedema es una hinchazón que causa la acumulación de líquido linfático en el cuerpo. Esta enfermedad se conoce también como elefantiasis y, según algunas fuentes especializadas, no tiene una solución definitiva pero sí tratamientos que pueden dar calidad de vida al enfermo.

El perfil Asere Ya, en la red social X, reportó sobre el caso de Dayan. Asegura que el joven no recibe visitas de ningún profesional de la salud en Cuba desde hace más de un año y medio, algo propio de un régimen que presume de ser una potencia médica pero abandona a los necesitados.

“Están desesperados, abandonados a su suerte, y no podemos dejarlos así. Al menos yo no puedo. Hablaré en hospitales de La Habana, aquí no hay nada pero en su provincia hay menos”, dijo Asere Ya.

Dayan sufre esta enfermedad desde los 12 años de edad y vive en un apartamento en un cuarto piso. A penas puede caminar y muchísimo menos subir y bajar escaleras. Eso lo condena a estar aislado, a no estudiar ni trabajar, lo que empeora su estado físico y mental.

El sueño de este joven es recibir atención médica de calidad, hacer una vida normal y tener una familia propia algún día. Muchos cubanos están organizándose en las redes sociales para encontrar alguna vía que favorezca un tratamiento médico para Dayan fuera de la isla, a través de una visa humanitaria.

En las redes sociales cada día aparecen nuevos casos de denuncias de enfermos abandonados en Cuba. El sistema de salud pública no tiene recursos para hacer frente a los tratamientos, pero el régimen sigue invirtiendo en hoteles.

Este joven cubano no puede caminar por su enfermedad y ningún médico le hace la consulta a domicilio en Pinar del Río.