Matrimonio de cubanos sufre dos deportaciones en su intento por establecerse fuera de Cuba

El matrimonio cubano no ha tenido suerte para establecerse en alguno de los países que han recorrido.

Cargando

Lino Antonio Rojas Morell, de 53 años, y su esposa, Yudith Pérez, de 52, han vivido dos deportaciones a Cuba desde que decidieron irse definitivamente del país por primera vez, el 9 de octubre de 2021.

Es duro ser deportado, ya a nosotros nos ha tocado dos veces comenzar de cero. Ya no somos jóvenes”, dijo Lino al periódico español El País.

Este matrimonio cubano ha recorrido varios países europeos y latinoamericanos con el objetivo de satisfacer la “necesidad de libertad, de no ser reprimidos, de dar una vida digna a nuestra familia”, según contaron.

Su trayectoria la iniciaron de La Habana a Moscú, continuaron a Serbia, pasaron por Macedonia y terminaron en Grecia, un país donde los infortunios acompañaron a la pareja.

Los cubanos intentaron adaptarse a la cultura, sobre todo, a través del aprendizaje del idioma, pero no corrieron con suerte y fueron objeto de las leyes que operan en esa nación europea.

Durante su estancia, el gobierno griego implementó una serie de deportaciones, en las cuales se cometieron actos de violencia por agentes de la policía y guardias fronterizos, dejando secuelas físicas y golpes visibles en los rostros y cuerpos de los inmigrantes.

A pesar de que las autoridades helénicas negaron estas acusaciones, la televisora Al Jazeera denunció estos atropellos en uno de sus reportajes a principios de noviembre del año pasado.

Pero para estos dos cubanos significaba solo un paso en su camino para quedarse en algún país que les permitiera establecerse. El siguiente destino fue Turquía donde lograron trabajar en una fábrica de zapatos. Ahí también la estancia fue corta debido a las deportaciones que estableció el presidente del país Recep Tayyip Erdoğan.

De regreso a La Habana en vuelo de deportación, el matrimonio continuó y se enrumbó camino a Nicaragua, aprovechando el libre visado para cubanos.

En México, luego de hacer la travesía centroamericana, la suerte no fue distinta a las experiencias anteriores. Lino y Yudith fueron deportados el pasado 7 de noviembre, en un avión en el que viajaban 320 personas de nacionalidad cubana, según datos aportados por El Pais.

“No aspiro a riquezas, sino a vivir dignamente los años que me quedan”, sentenció Lino.

Su esposa, mientras tanto, aseguró que lo van a volver a intentar. “El primer país que nos abra las puertas, para ahí nos vamos”, apuntó.

Las historias de cubanos deportados hacia el territorio cubano luego de escapar de la aguda crisis económica y social que vive el país, son numerosas.

A mediados de noviembre, una migrante cubana que fue deportada a la isla desde México, junto a otras 137 personas, en el vuelo del día 11 de ese mes, contó su experiencia que calificó de “aterrorizante”.

“Eso duele, duele un montón, y más cómo se hizo, a base de mentiras y engaños. Solo quiero que le comenten a los que están en México, que no se muevan, que se queden donde están, que esperen a la visa humanitaria o a la permanente”, dijo Yurisleydis Gómez, en una directa de Facebook.

Estas historias demuestran la grave situación a que se exponen los cubanos en su camino por alcanzar la libertad y encontrar maneras para vivir dignamente fuera de un país que vive una oleada migratoria inédita.

El matrimonio cubano no ha tenido suerte para establecerse en alguno de los países que han recorrido.