Exembajador de EE.UU. acusado de espionaje para Cuba donó a campaña política de congresista María Elvira Salazar

Rocha donó 750 dólares a la campaña de Salazar.

Cargando

El exembajador de Estados Unidos en América Latina Manuel Rocha, acusado de ser un espía del régimen cubano durante décadas, hizo al menos dos donaciones a la campaña política de la congresista cubanoamericana María Elvira Salazar.

Tras destaparse el caso en el cual Rocha ha sido acusado de 15 cargos, la propia Salazar anunció que está devolviendo dos donaciones que el exdiplomático hizo para su campaña electoral.

Salazar recibió del exdiplomático un total de 750 dólares el año pasado, según registros de la Comisión Federal de Elecciones (FEC).

Un funcionario de la campaña de Salazar aclaró que la congresista no tiene ninguna relación personal con el acusado y anunció la decisión de devolver las contribuciones.

“La congresista cree que Rocha debe ser procesado con todo el peso de la ley y ha traicionado completamente a la comunidad de exiliados de Miami y a los Estados Unidos de América”, declaró el portavoz a POLITICO.

asta el momento, la cubanoamericana parece ser la única legisladora que recibió contribuciones de campaña del exembajador acusado de espionaje en favor del régimen de La Habana.

La noticia de la detención de Rocha en Miami el pasado domingo generó una reacción inmediata por parte de Salazar, quien aprovechó para criticar la administración Joe Biden en Twitter.

En su mensaje, expresó preocupación por la infiltración del régimen castrista en Estados Unidos y catalogó al gobierno cubano como una amenaza para la seguridad nacional: “La Habana no duerme en su esfuerzo por infiltrarse en nuestro país y causar daño. El régimen sigue siendo un peligro para nuestra seguridad nacional. Administración Biden, ¡despierten!”, publicó la republicana.

En la denuncia penal presentada por el Departamento de Justicia, se acusa a Rocha, un diplomático retirado de 73 años y exembajador en Bolivia, de espiar para el gobierno cubano desde principios de la década de 1980.

Los documentos judiciales revelan que el diplomático compartía información sensible de Estados Unidos con la Dirección General de Inteligencia (DGI) cubana y expresaba admiración por Fidel Castro.

Tras su carrera en el Departamento de Estado, trabajó como asesor especial del comandante del Mando Sur de Estados Unidos en Miami.

Rocha enfrenta 15 cargos penales, entre ellos el de espiar para el régimen cubano, según la acusación develada el miércoles por el Tribunal Federal de Miami.

Los documentos judiciales presentados en las últimas horas indican que Rocha, de 73 años, afronta un cargo por actuar como “agente ilegal de un gobierno extranjero” y otro por conspiración de ese mismo delito y por “defraudar a Estados Unidos”, señaló un despacho de la agencia EFE.

De ser hallado culpable, las condenas máximas por los 15 cargos sumarían en total 60 años de cárcel.

Rocha donó 750 dólares a la campaña de Salazar.