Tahimí Alvariño en paseíto por La Habana: “No es el mundo, ni es la realidad”

La actriz disfruta recorrer su ciudad, pero reconoce que la realidad del paisaje urbano no es la que se aprecia en estas dos hermosas calles de La Habana.

Tahimí Alvariño en paseíto por La Habana: "No es el mundo, ni es la realidad"

La Habana es una ciudad que estremece por su belleza, sus colores y sus luces, pero también tiene un lado triste, oscuro, y eso lo tiene claro Tahimí Alvariño.

La actriz cubana compartió con sus seguidores imágenes de un breve recorrido que dio por la capital, pero solo mostró dos de las calles que más le gustan de la ciudad.

“Un paseíto de dos cuadras que te dejan la belleza. No es el mundo, ni es la realidad. Son dos cuadras, pero me gustan”, confesó Tahimí.

El sincero mensaje fue muy bien recibido por sus fans. Algunos reaccionaron contando cuánto extrañan esas calles desde la distancia y otros, enfatizaron en la idea de que la belleza de La Habana va en detrimento.

“La Habana bella, cuánta añoranza por caminar tus calles y respirar ese olor solo tuyo. La Habana de todos aunque no estemos ahí. Gracias”, dijo una seguidora de la artista.

En cambio, otra persona señaló: “Solo ese pedazo es así, lo demás está destruido por la dictadura. Es muy triste”.

Tahimí Alvariño y su madre, la actriz Coralia Veloz, recibieron una feliz noticia en mayo. Su corto Las Polacas, dirigido por el cineasta Carlos Barba Salva, se alzó con el premio del Family Social Impact Award del Latino & Native American Film Festival (2023) en Estados Unidos.

Es un cortometraje cuyo argumento se desarrolla a lo largo de un viaje, en un auto Polski Fiat, donde madre e hija en la ficción repasan sus vidas.

El video de Tahimí sobre el paseo por La Habana despierta la añoranza por caminar la ciudad. Esa sensación vive en el corazón de miles de cubanos en el exilio que desean un cambio político definitivo en el país, que devuelva a Cuba la dicha y la prosperidad de tiempos pasados.

La actriz disfruta recorrer su ciudad, pero reconoce que la realidad del paisaje urbano no es la que se aprecia en estas dos hermosas calles de La Habana.