Imponen nuevos cargos contra cubano dueño de concesionario de autos en Hialeah

Landy Mora ha sido acusado previamente de varios delitos, entre ellos, crimen organizado, fraude contra una institución financiera y obtención fraudulenta de títulos vehiculares.

Cargando

Un cubano dueño de un concesionario de autos en Hialeah acusado por el caso de una anciana cubana a la que robó la identidad y la dejó con una deuda de miles de dólares, fue arrestado por tercera vez por nuevos cargos de hurto mayor y fraude.

Christopher Landy Mora, de 24 años, Mora, propietario de Realeza Motors, intentó suavizar las cosas con una de sus víctimas con un romance aproximadamente un mes antes de su última detención, pero no funcionó.

Local 10 News informó que el pasado jueves dos de sus presuntas víctimas afirmaron encontrarse obligadas a pagar los pagos de préstamos de automóviles después de devolverlos, a pesar de las promesas que ya no eran responsables.

Otra presunta víctima declaró a las autoridades que el cubano se negaba a cumplir su promesa de pagarle por su Honda Civic y la tenía bloqueada en el teléfono.

Sin embargo, cuando las investigaciones iniciaron, Mora la llamó para que quitara la denuncia, bajo la promesa de que le devolvería el vehículo.

La policía arrestó a Mora el 6 de abril, después de que un consignatario de vehículos acudiera a la comisaría de Hialeah, situada justo enfrente de Realeza Motors, para informar de que seis de los siete vehículos que la empresa tenía en consignación con el concesionario tenían cambios de titularidad fraudulentos o no aparecían por ninguna parte.

Según el informe de arresto de abril, el Departamento de Seguridad Vial y Vehículos Motorizados de Florida suspendió las licencias estatales tanto de Realeza Motors, en 5612 E. Eighth Ave., como del propio Mora por “actividad ilegal y prohibida”.

El padre de Mora estaba tratando de reabrir el negocio bajo un nuevo nombre, Loyalty Auto Sales.

La policía preguntó al padre de Mora por uno de los coches de la víctima, del que dijo no tener constancia, según el informe.

También preguntaron al mayor de los Mora por una placa de concesionario con la que se había visto a su hijo conduciendo y que se había denunciado como perdida y debía devolverse al DHSMV, según la policía.

El investigador escribió que el padre de Mora era “deshonesto” y dijo que “su hijo no poseía ni tenía la etiqueta en cuestión y más aún (él) no sabía nada al respecto”.

Landy Mora ha sido acusado previamente de varios delitos, entre ellos, crimen organizado, fraude contra una institución financiera y obtención fraudulenta de títulos vehiculares. Le impusieron una fianza de 17,500 dólares.

Había sido detenido por primera vez cuando la cubana Julia Sánchez, de 73 años y residente en La Pequeña Habana, se vio de repente ante una deuda de más de 108 mil dólares tras descubrir que habían comprado en su nombre tres vehículos: un Honda Accord 2020, un Ford Mustang 2016 y un Chevrolet Malibu 2018.  

La primera investigación del robo de identidad a la anciana, tras la cual también fue arrestado el cómplice de Mora, Damián Iglesias-Martínez, de 26 años, llevó a que las autoridades investigaran cómo el concesionario vendía y compraba los autos.  

En ese caso los sujetos usaron una licencia de conducir vencida para cometer el fraude. En los papeles de la compra de los vehículos y en las pólizas de seguro Damián Iglesia-Martínez fingió ser sobrino de Julia Sánchez.

Landy Mora firmó los documentos que indicaban que la mujer trabajaba en una compañía de celulares y que ganaba 8,000 dólares mensuales, pese a que en realidad la víctima vive en un pequeño apartamento del Plan 8 y percibía en noviembre -momento en que se fingió la compra- apenas unos 800 dólares mensuales. 

Posteriormente, un consignador de vehículos fue a la sede de la policía de Hialeah para informar que en seis de los siete vehículos que tenían en consignación con el concesionario había cambios de título fraudulentos o no se encontraron en ningún lugar.

Tras una investigación, detectives del Departamento de Policía de Hialeah concluyeron que el acusado vendió al menos siete vehículos que la institución financiera Credit Flash le había entregado a Realeza Motors en consignación.

El fraude descubierto ahora presuntamente ocurrió entre 2019 y al 2022, causándole pérdidas a la compañía financiera por valor de 137,733 dólares.

Landy Mora ha sido acusado previamente de varios delitos, entre ellos, crimen organizado, fraude contra una institución financiera y obtención fraudulenta de títulos vehiculares.