Patrocinadores cubanos protestan en Miami por demoras en casos de parole humanitario

“Nosotros queremos liberar a nuestros familiares de esas circunstancias, porque estamos aterrados con lo que se está viviendo allí”, dijo una de las manifestantes

Cargando

Un grupo de patrocinadores se manifestaron este domingo en las inmediaciones del popular restaurante Versailles, en Miami, para manifestar su preocupación por la demora en el procesamiento de las solicitudes del programa de parole humanitario. Aseguran que ya no saben qué hacer para sacar a sus seres queridos de la isla. 

“Queremos hacer las cosas legalmente”, dijo una de las presentes en declaraciones al periodista Mario Pentón para America Tevé.  

“De verdad nos preocupa […] Nosotros queremos un poco liberar a nuestros familiares de esas circunstancias, porque estamos aterrados con lo que se está viviendo allí. Y no vemos avance”, lamentó.  

Otra de las cubanas en el lugar pidió que se respete el orden cronológico de los casos, pues había algunos pendientes desde enero, mientras otros, tramitados en fechas posteriores, se encontraban ya en suelo estadounidense. 

“Queremos a nuestras familias, que están muriendo de hambre en la isla. No tienen agua, ni electricidad, no hay comida ni medicinas […] No queremos que nuestros familiares sean una carga pública, trabajamos duro”, dijo una joven que optó por hablar en inglés por si algún representante de USCIS la escuchaba. 

“Mi niño pesa 60 libras, se ha vuelto hueso… no piensa, no come, por venir para acá. Y eso desespera, claro. Está loco por venir, por salir del hambre, de la miseria, porque aquello es un desastre. Uno lo que quiere es que los hijos tengan una mejor vida”, dijo otro manifestante al borde las lágrimas. 

Lo que más les preocupa a los patrocinadores es que llegue el día del juicio por la demanda contra el parole y que sus casos estén pendientes todavía.

“USCIS ha hecho el proceso como ha querido. Realmente, nosotros, los contribuyentes, queremos una migración hacia Estados Unidos segura y ordenada. Nunca se dijo que el parole humanitario iba a ser aleatorio”, reclamó un cuarto manifestante, quien acusó al servicio de inmigración de EE.UU. de mentir a los patrocinadores.   

“He pedido a mi mamá, a mi hermana, con su esposo y dos niños, a mi primo con su esposa y niño. El país está en completa miseria y no es posible tener vida en ese país”, apuntó otra patrocinadora.

En días recientes, Blas Núñez-Neto, subsecretario de Seguridad Nacional, indicó en declaraciones al citado medio que atenderán todas las solicitudes de parole humanitario presentadas.

Sobre la demora, aclaró que cada día unas 500 aplicaciones se procesan en cronológicamente, es decir, en el orden en que fueron presentadas, mientras que otras 500 se procesan de forma aleatoria, brindando a cualquier persona que haya aplicado en cualquier fecha la posibilidad de ser seleccionada para el proceso del día siguiente.

Dijo que ese método favorece una mayor equidad en el proceso y aseguró que todas las aplicaciones serán consideradas eventualmente.

El subsecretario también hizo un llamado a la paciencia, ya que debido a la alta demanda y la cantidad de aplicaciones que se están procesando cada mes, algunos solicitantes pueden tener que esperar un poco.

Sin embargo, enfatizó que es preferible seguir el proceso legal para ingresar a Estados Unidos en lugar de intentar una entrada ilegal, lo cual podría tener consecuencias negativas.

Núñez-Neto también recordó que este proceso es completamente gratuito para los participantes y que no deben pagar nada más que el costo del boleto de avión para viajar a Estados Unidos. Cualquier intento de cobrar por participar en el programa es considerado fraude y debe ser denunciado, acotó.

Más de 29 mil cubanos ha sido aprobados para viajar a Estados Unidos por el programa de parole humanitario, pero a finales de mayo había pendientes más 380 mil solicitudes de cubanos, lo que despertó preocupación en aquellos que esperan en el país por el permiso para viajar.

En mayoy fue noticia que el juicio por la demanda de 20 estados republicanos para suspender el programa migratorio se postergó hasta el 24 de agosto, lo que da un respiro a las familias, así como la ilusión de que sus casos se resuelvan antes.

La medida, aprobada a comienzos de enero, ha frenado el éxodo de cubanos de 2022, que convirtió la situación en un verdadero caos para la Administración estadounidense.

“Nosotros queremos liberar a nuestros familiares de esas circunstancias, porque estamos aterrados con lo que se está viviendo allí”, dijo una de las manifestantes