Madre cubana protesta en medio de la calle por falta de agua en La Habana Vieja

Los vecinos de la zona llevan 15 días sin agua.

Cargando

Con envases vacíos, sus dos hijas menores y sentada en el medio de la calle una madre cubana protestó este viernes en La Habana Vieja contra la escasez de agua potable y los continuos cortes de electricidad en ese municipio. 

En un primer video posteado por el medio independiente Cubanet se ve a la mujer y sus dos hijas sentadas en medio de la calle, en la intersección de las calles Villegas y Obrapía, reclamando el restablecimiento de los servicios de agua y energía.

A su alrededor habían galones vacíos, indicando que no tienen suministro del líquido desde hace al menos dos semanas. 

“En un ayer esto fue Revolución, hoy esto es sálvese el que pueda”, se le escucha decir a la madre. 

Imágenes posteriores muestran a varias personas y la policía en el lugar. 

“A mí nadie me da nada, la Revolución lo que  te quita. Ya va por cuatro libras de arroz, el mes que viene son dos”, afirmó la joven que inició la protesta.

“Ya no puedo más. Ya está bueno ya, es desesperante, es desesperante”, dijo la mujer, que según el medio de prensa fue trasladada por la Policía a una oficina del Gobierno local. 

Publicación en Facebook

Cubanet confirmó que los vecinos de esa zona llevan 14 días sin agua, y padecen prolongados apagones. 

Después de la protesta las autoridades enviaron una pipa de agua y prometieron restablecer la electricidad en ese municipio.

En mayo pasado trascendió la manifestación de un grupo de residentes en el mismo municipio que cerraron el icónico Paseo del Prado, donde colocaron muebles y tanques de agua a modo de barricada y protestaron haciendo sonar las cazuelas, en medio de una fuerte presencia de uniformados y represores de civil.

El lunes unas 200 mil personas carecían de agua en La Habana y se esperaban nuevos cortes del servicio en los próximos días, según dio a conocer Tribuna de La Habana.

El diario oficialista precisó que en la crisis del abasto de agua ha influido sobre todo el elevado número de averías en los equipos de bombeo motivadas por descargas eléctricas, a lo que se suma en menor medida un descenso en los embalses superficiales de la provincia en los primeros 19 días de este mes.

Los vecinos de la zona llevan 15 días sin agua.