Impiden a familia cubana reservar en hotel de los Cayos

Una pareja quería pasar su luna de miel en Cayo Coco, y en el buró de reservaciones de los bajos del Habana Libre le dijeron que no hay reservas para cubanos.

Cargando

Una pareja cubana que tenía la intención de pasar su luna de miel en un hotel de Cayo Coco, vio frustrado su sueño cuando le dijeron que solo se puede reservar desde el extranjero.

Johanna Jolá Álvarez denunció en su muro de Facebook lo que le sucedió a su nuera cuando acudió a los burós de reservaciones ubicados en la céntrica calle de 23 e/ L y M del Vedado, en los bajos del Hotel Habana Libre.

“Le informan (en ambos) que NO HAY RESERVACIONES PARA CUBANOS, las reservaciones solo están disponibles en el exterior”, relató.

Captura de Facebook / Johanna Jolá Álvarez

La internauta cuestionó cómo es posible que en las páginas oficiales se desmienta que no están prohibidas las reservaciones a los cubanos en los Cayos, y que estos hechos ocurran a la vista de todos.

“Los cubanos tenemos que tener prioridad es nuestro pedacito de suelo. Las políticas discriminatorias son injustas e inmensamente nocivas. Invito al que lo desee que verifique lo que digo”, sentenció.

Johanna calificó de “imperdonable” lo que está sucediendo en Cuba, que sus residentes no puedan reservar un alojamiento en un hotel y solo puedan hacerlo si alguien lo paga desde el extranjero.

“Es más indignante cuando somos conscientes de lo que le cuesta a cualquier familia media reunir para salir de vacaciones”, lamentó.

La mujer agregó que aunque ella tiene posibilidades de resolver la situación de su hijo y su nuera, pero pensó en aquellos que no tienen a nadie afuera.

“Uno puede resolver pero .. y los que no tienen esa posibilidad, ¿que se jodan? Na, callar no puede ser la opción”, afirmó.

Esta denuncia sale a la luz dos semanas después de que la administración del Hotel Angsana Cayo Santa María se disculpara por una carta que circuló en redes sociales con el membrete de la instalación, que informaba a sus trabajadores que los cubanos no podrían hospedarse en el centro, luego de desmentir esa misma información en días anteriores.

En una nueva comunicación firmada por la directora de Ventas y Marketing del hotel, “aclararon” el hecho y afirmaron que fue un error de redacción, cuando recientemente habían desmentido todo en una nota oficial del grupo hotelero Gaviota.

“La información no fue debidamente redactada y se prestó a interpretaciones erróneas sobre dicha medida. Por lo tanto, les pedimos hacer caso omiso de la misma”, rezaba la nueva carta.

La institución se disculpó por la confusión y señaló que los turistas nacionales podían reservar en su hotel “siempre y cuando los bookings se lleven a cabo a través de los socios comerciales y no a través de sitios de compra ilegales”.

Según el documento filtrado días antes, los empleados del hotel debían “comprobar cuidadosamente la nacionalidad” de sus clientes.

“En caso de que se filtre algún cliente cubano en la reserva, nos veremos en la lamentable necesidad de negar su entrada al hotel y cancelar su reserva de manera inmediata, sin costo adicional. Esta medida no es negociable”, decía el documento.

“Queremos hacer hincapié en que esta medida no se debe a una cuestión de discriminación, sino a políticas y reglas de nuestros propietarios que debernos acatar”, precisó la directora de Ventas y Marketing del hotel.

El texto firmado por la directora, Debbie Gómez Luna, que informaba de la nueva medida, fue rápidamente desmentido por Gaviota, perteneciente al Grupo de Administración Empresarial S.A. (GAESA), en poder de los militares.

En abril pasado, una funcionaria del Ministerio de Relaciones Exteriores aseguró a norteamericanos de visita en la Isla que en Cuba, a diferencia de Estados Unidos, los hoteles son del pueblo.

Johana Tablada, subdirectora general de la Dirección de Estados Unidos del organismo, dijo a más de 150 líderes de movimientos y organizaciones sociales de ese país que el dinero que gastan los extranjeros en el país se destina a los servicios públicos.

“Es totalmente opuesto a lo que dice Estados Unidos, que el dinero va a parar al ejército y toda esa mierda que ellos hablan todo el tiempo. En el caso de Cuba, el dueño de los hoteles es el pueblo cubano, el dinero que ustedes gastan en el hotel va a los servicios públicos, a la salud, a la educación”, afirmó.

Una pareja quería pasar su luna de miel en Cayo Coco, y en el buró de reservaciones de los bajos del Habana Libre le dijeron que no hay reservas para cubanos.