Empresarios de Hialeah falsifican nóminas para evitar pagar honorarios a trabajadores

Su empresa reportó $38,000 en nómina, pero el número real fue más de $3.25 millones; de haberlo declarado, habrían tenido que pagar casi 200,000 en primas de compensación laboral.

Cargando

Dos empresarios de Hialeah fueron arrestados este lunes por falsificar significativamente las cifras de nómina de su compañía de paneles de yeso para evitar pagar cientos de miles de dólares en primas de seguros y honorarios a los trabajadores.

Francisco Picado, de 46 años, de Hialeah, y Lester Picado, de 44 años, de Miramar, se enfrentan a cargos por hacer declaraciones falsas o engañosas para obtener prestaciones de compensación de trabajadores y hurto mayor en primer grado, según trascendió en el medio Local 10 News.

Ambos dirigían Superior Drywall, con sede en Hialeah, y habían contratado a una empresa de terceros en 2019 para manejar la nómina y la cobertura de compensación de los trabajadores.

Las autoridades dijeron que los Picado eran responsables de informar cifras precisas de nómina a esa compañía, pero en cambio falsificaron los números.

Superior Drywall reportó alrededor de $38,000 en nómina, pero el número real fue casi 100 veces esa cifra: más de $3.25 millones.

Si hubieran declarado cifras exactas, según las autoridades, los Picado habrían tenido que pagar casi 200,000 dólares en primas de compensación laboral y más de 162,000 dólares en tasas administrativas.

Según los informes de la detención, la pareja había estado cambiando cheques por valor de millones de dólares en una tienda local.

Hasta el momento, los hombres ya no se encuentran bajo custodia en la cárcel del condado de Miami-Dade y presuntamente habrían pagado una fianza para llevar el proceso judicial en libertad.

En otro caso de estafa, otro empresario de Miami fue condenado a más de siete años de prisión por crear una empresa fantasma de equipos médicos para estafar al Medicare y Medicaid.

Daniel Pintado Cazola, de 42 años, recibió una sanción de 87 meses de prisión por su papel en la utilización de una empresa de equipos médicos duraderos (DME) llamada Myers Professional Services, con sede en Ft. Myers, Florida, para cometer fraude a Medicare y Medicaid, y por tratar de ocultar su delito declarando un falso propietario en los registros corporativos y bancarios.

Pintado se declaró culpable de un cargo de conspiración para cometer fraude sanitario, fraude electrónico y fraude postal, y de un cargo de robo de identidad con agravantes.

Su empresa reportó $38,000 en nómina, pero el número real fue más de $3.25 millones; de haberlo declarado, habrían tenido que pagar casi 200,000 en primas de compensación laboral.