Díaz-Canel reacciona a motín en Rusia cuando ya estaba sofocado

En una jornada de máxima expectación a nivel mundial, los líderes del régimen cubano guardaron silencio y quedaron a la espera del desarrollo de los acontecimientos para pronunciarse.

Cargando

Pasadas más de 24 horas de los dramáticos acontecimientos vividos en Rusia con el motín de mercenarios del Grupo Wagner y su avance hacia Moscú, el gobernante cubano Miguel Díaz-Canel envió un mensaje de apoyo a Vladimir Putin, cuando la situación parecía estar ya bajo control.

“Expreso la solidaridad del pueblo y gobierno de Cuba al estimado presidente Putin y al hermano pueblo de la Federación de Rusia, ante intentos de provocar una rebelión armada en la nación. Tenemos total convicción de que prevalecerá la unidad y el orden constitucional”, dijo en Twitter el también primer secretario del Partido Comunista de Cuba.

Este sábado, en un giro inesperado de los acontecimientos, Yevgeny Prigozhin, líder del Grupo Wagner, tomó el control de la sede militar del sur en Rostov-on-Don, marcando un punto de inflexión en la tensa relación entre su milicia paramilitar y el ejército ruso.

Tras hacerse con el control de esa importante ciudad cercana a la frontera de Ucrania -y centro de mando de muchas de las operaciones ofensivas del ejército ruso-, los mercenarios de Wagner continuaron su avance hacia Moscú en lo que pareció una insurrección militar que hizo temblar los cimientos del Kremlin.

“Somos 25,000 y vamos a averiguar por qué hay caos en el país”, dijo Prigozhin acusando al ejército ruso de haber atacado los campamentos de Wagner en Ucrania, matando a “un gran número de combatientes”. Unas declaraciones que se sumaron a la retahíla de invectivas del empresario contra los altos mandos militares de Putin.

En una jornada de máxima expectación a nivel mundial, los líderes del régimen cubano guardaron silencio y quedaron a la espera del desarrollo de los acontecimientos para pronunciarse. Tras la retirada de Prigozhin a Bielorrusia y las negociaciones para detener la escalada, La Habana respiró aliviada y metió el dedo en sus redes sociales.

“Apareció el dictador después que todo pasó. Los comunistas y la inmediatez de la noticia…”, comentó un usuario de Twitter al mensaje de Díaz-Canel. “¡Apareces después que te enteras que retrocedieron!”, señaló otro.

“¿Ahora es que vienes a hablar del tema?… Espero que ya se te hayan pasado las diarreas…”; “¡Qué sorpresa! El gobierno de Cuba mostrando solidaridad con otro gobierno autoritario que reprime a su pueblo. ¿Quién lo hubiera imaginado?”, opinaron otros dos.

“¿Estás temblando? Las dictaduras no son eternas, esperemos pronto la rebelión dentro de Cuba. Seguro que allí cuando se forme no habrá vuelta atrás”, manifestó otro internauta cubano.

“Ya todo se arregló, mongo. Era ayer cuando tenías que comunicar tu estúpida solidaridad”, concluyó otro cubano de los muchos que señalaron la falta de reflejos y la pusilanimidad del régimen cubano ante unos acontecimientos que también hicieron temblar los cimientos del Palacio de la Revolución.

En una jornada de máxima expectación a nivel mundial, los líderes del régimen cubano guardaron silencio y quedaron a la espera del desarrollo de los acontecimientos para pronunciarse.