Sumergible Titán: Controlado por mando de videojuego, comunicaciones de Starlink y sin GPS

El control del Titan se realiza mediante un mando de videojuegos de Logitech. Para comunicarse con el buque nodriza utiliza el sistema de internet satelital desarrollado por la empresa de Elon Musk.

Cargando

El sumergible Titan, perteneciente a la empresa OceanGate Expeditions y desaparecido durante una expedición en busca de los restos del Titanic, es una combinación única de comunicación vía Starlink y controlado mediante un mando de Logitech.

La empresa enfrenta ahora uno de sus mayores desafíos para tratar de localizar a un vehículo sumergible cuyo rastro se perdió al cortarse las comunicaciones. Con cinco personas a bordo, entre las que se cuentan tres expedicionarios que pagaron 250,000 dólares cada uno por la experiencia, el rescate del submarino mantiene en vilo al mundo entero.

Capaz de descender a una profundidad de 4,000 metros, el minisubmarino Titan exploraba los restos del Titanic, sumergidos a 3,800 metros y a más de 600 kilómetros de la costa de Canadá. Se cree que el responsable de la empresa, Stockton Rush, está a bordo, junto al experimentado explorador francés Paul Henry Nargeolet, de 73 años.

También viajan en el sumergible el paquistaní Shazada Dawood, administrador de una organización sin ánimo de lucro con sede en California, y su hijo Suleman; así como Hamish Harding, un empresario y explorador británico de 58 años que es presidente de la empresa de aviación Action Aviation. 

Según informes de los guardacostas de Estados Unidos, el pequeño submarino desapareció cerca de los restos del Titanic. Aún se desconoce si el vehículo sigue bajo el agua o si ha emergido sin poder establecer comunicación.

El Titan es considerado el único submarino de fibra de carbono capaz de sumergir a cinco personas a una profundidad de 4,000 metros. Expertos de la NASA, Boeing y la Universidad de Washington colaboraron en su construcción. Con una longitud de 6,4 metros y un peso de 10,5 toneladas, el Titan ha sido utilizado para estas expediciones turísticas.

Un detalle curioso es que el control del Titan se realiza mediante un mando de videojuegos de Logitech, específicamente una versión modificada del Logitech F710. Este tipo de periféricos no es inusual en submarinos, ya que incluso los submarinos nucleares de Estados Unidos utilizan mandos de juegos de Xbox para ciertos escenarios.

La comunicación entre el Titan y su buque nodriza, el Polar Prince, se establecía a través de Starlink, el sistema de internet satelital desarrollado por la empresa de Elon Musk. Sin embargo, el enlace se perdió el domingo y desde entonces no ha habido comunicación alguna con el submarino.

Las expediciones de OceanGate no cuentan con GPS submarino, por lo que el barco de superficie guía al submarino mediante mensajes de texto. En el pasado, hubo casos en los que no se logró alcanzar los restos del Titanic en el primer intento, pero se ofrecieron nuevas oportunidades a los participantes.

La búsqueda del submarino y sus ocupantes ha involucrado a varios barcos y aviones de Estados Unidos y Canadá, cubriendo un área de aproximadamente 1,450 km². Se han desplegado boyas con sónar capaces de recibir datos de profundidades de hasta 4.000 metros. Sin embargo, la búsqueda es complicada debido a la incertidumbre sobre si el submarino emergió o si aún se encuentra bajo el agua, lo que implica cubrir tanto las búsquedas en superficie como submarinas.

La expedición se vio afectada por las adversas condiciones meteorológicas en Terranova, que han sido las peores en 40 años. Hamish Harding, uno de los turistas de la expedición, mencionó en una publicación de Instagram que esta misión podría ser la única tripulada al Titanic en 2023 debido a estas condiciones.

El tiempo apremia mientras las reservas de oxígeno del sumergible se agotan. OceanGate está tratando de enviar un vehículo remoto capaz de sumergirse a 6,000 metros para ayudar en la misión de rescate.

El control del Titan se realiza mediante un mando de videojuegos de Logitech. Para comunicarse con el buque nodriza utiliza el sistema de internet satelital desarrollado por la empresa de Elon Musk.